Bus

¡Warning! Cuando la Publicidad es un Arma de Doble Filo

Por Luis Roco C.

No hay mejor ejemplo para graficar lo que les quiero transmitir que lo que le pasó a TVN durante esta transmisión del mundial de sudáfrica de 2010.

Si tienes buena memoria recordarás que hubo varias frases que repitió durante meses antes del mundial. Quizás por mala suerte, los televidentes las tomaron en serio.

El canal oficial del mundial junto a los miles de fanáticos de La Roja contaron los días y las horas para ver comenzar el mundial. Junto a un repetitivo “Waka Waka” y al descubrimiento de las Vuvuzelas comenzó también uno de los mundiales más emocionantes que me ha tocado vivir, incluso acercando a mucha gente al fútbol (me incluyo).

Hasta ahí ningún problema, todo estaba a punto. Chile con un buen desempeño y las parrillas encendidas, ¿Qué más se podría pedir? La respuesta puede ser ver los partidos, porque en una mala coordinación en la gestión, TVN anunció que había cambiado el acuerdo y tras una renegociación transmitiría sólo algunos partidos en vivo y los otros en diferido.

Con esto, la palabra “diferido” se transformó en una pesadilla para los restantes días del mundial, acompañado de miles de quejas, críticas y cuestionamientos por la política comercial discordante del canal estatal. La ira también fue recibida a través de las cuentas de Twitter de los rostros más importantes del canal.

Sin redes sociales este tipo de problemas son como la caída de un alfiler en un cementerio, pero con las nuevas plataformas de opinión nadie se salva. Fueron tantos los reclamos que TVN se vio obligado a hacer un comunicado de prensa para tratar de acallar estos vuvuzelísticos comentarios.

Ante todo lo expuesto me hago la siguiente pregunta: ¿Qué fue más costoso?, ¿El costo de imagen o el dinero ahorrado en la transmisión diferida de los partidos?

En lo personal, creo que la imagen de una empresa o negocio tiene mucho valor, incluso más importante que el dinero, porque es algo que se construye con mucho esfuerzo y tiempo. Muchas veces he escuchado comentarios acerca del valor de las marcas. Coca-Cola, por ejemplo, es mucho más que la suma de las embotelladoras y las oficinas, es un bien que existe y que está arraigado en la mente de las personas desde hace muchos años.

Clan Descuento

Para todos los que estamos emprendiendo, es normal pecar a veces de exceso de entusiasmo, en especial si la forma con la que funciona nuestro negocio depende de cómo le llegue la información a cada usuario. En el caso de esta empresa, de la idea a la forma hubo mutaciones que transformaron una buena intención de negocio en una molestia masiva. Todo debido a los correos que a diario se enviaban para informar promociones y descuentos de una determinada región del país. Más agravó el tema el hecho que esa base de datos se había hecho extensiva desde otra red social.

Como en la mayoría de los correos, había un link que hacía que no recibieras más correos si no te interesaban, pero no fue suficiente. A tanto llegó el tema que sitios de opinión muy influyentes opinaron negativamente del tema, catalogándolo como un spam (correo basura indeseado).

Etiquetar o Morir

Tengo Facebook desde hace bastante tiempo, por ello debo confesar que muchas veces odio que me etiqueten a la fuerza en cuanto producto o evento haya disponible. Si bien es cierto, a través de la etiquetación puedo saber de la existencia del producto en sí, mi percepción pasa a ser negativa porque es molesto e invasivo, más aún si ves que no eres el único en la misma situación.

Siempre se habla del famoso “metro cuadrado”, en el que esperamos tener privacidad. Cuando comenzamos a enviar un mensaje eternamente, etiqueta tras etiqueta, muro tras muro, logramos ocasionar una molestia en nuestros contactos.

Hay formas y formas de hacer las cosas. No a todo el mundo le interesa la fiesta de los 80′s del sábado. En varias oportunidades me han solicitado permiso para publicar algo en mi muro, porque esa es  la forma, consultar antes.

Recuerdo también otros casos. Personas que escriben cuanta cita citable encuentran en internet, pero haciéndose pasar por los autores y recibiendo todos los méritos. Peor es que si no eres un asiduo usuario de Facebook, te ausentes por unos días para que encuentres tu cuenta llena de invitaciones, etiquetas, fotos, eventos, etc.

En resumen, aprende a usar bien los recursos, has que te sean favorables y no un objeto de odio en tu contra. Tener presente la privacidad y la paciencia de las personas. No porque le mandes 100 invitaciones a una persona vas a terminar convenciéndola por cansancio.

Luis Roco C.
Relacionador Público Profesional
E-Mail: blogmejorvendedor@gmail.com
Sitio Web: mejorvendedor.wordpress.com
Twitter: twitter.com/MejorVendedor
Needish: www.needish.cl/people/blogmejorvendedor
Facebook: www.facebook.com/mejorvendedor
Flickr: www.flickr.com/photos/mejorvendedor/