Volkswagen releva a James Muir al frente de Seat por incumplir los objetivos

El grupo alemán Volkswagen ha optado por relevar al presidente de Seat, James Muir, después de que éste haya incumplido los objetivos de ventas y rentabilidad que se habían marcado para la filial española.

james-muirComo había anunciado ‘La Vanguardia’, este lunes Volkswagen confirmó que Muir deja de ser presidente. El relevo de Muir, británico, será un alemán, Jürgen Stackmann, que había sido director de marketing del grupo germano. El objetivo parece claro: incrementar las ventas. Se cambia Muir, un comercial, por Stackman, otro comercial, pero alemán y más estrechamente vinculado al grupo Volkswagen.
Muir había fijado como objetivo ser el líder de ventas en España. En 2010 y 2011 consiguió el objetivo. Pero en 2012 perdió el liderazgo. En el pasado año estaba previsto equilibrar las cuentas pero Seat siguió en pérdidas –30 millones– y la caída del consumo en España, Italia y Francia ya dejaron claro que no podría cumplir las metas de ventas pese a la renovación de productos que había llevado a cabo, en especial con el esfuerzo inversor del nuevo León.
Volkswagen asegura que tras su paso por la filial española, Muir asumirá un cargo directivo en el grupo y “reportará directamente al comité ejecutivo del consorcio alemán”. Muir era presidente de Seat desde 2009. Su mandato se ha centrado en renovar la panoplia de productos de la marca española, destacando el nuevo Ibiza, el nuevo Toledo y el nuevo León.
El dilema del nuevo presidente 
El dilema de Jürgen Stackmann pasará ahora por mantener la marca Seat, que está acusando la caída que sufren los mercados del automóvil del sur de Europa, o convertir la planta de Martorell en una factoría más como fábrica de Volskwagen, en la línea de la planta de Navarra, donde se fabrica el Polo.
En las primeras decisiones que tome el grupo Volkswagen se verá hacia dónde se decanta la moneda y si el nuevo presidente alemán viene con un todoterreno debajo del brazo para que lo haga la planta de Martorell. También dependerá mucho de cómo evolucionen las ventas del nuevo León, cuyo objetivo era iguar las ventas del Ibiza. Otros signos de hacia dónde va la nueva compañía serán el futuro de algunos modelos que en este momento están bajo la amenaza de dejar de fabricarse, como elExeo o el Altea, según han explicado fuentes cercanas a la empresa automovilística.
Isla de pérdidas
Seat es una isla de pérdidas en un mar de beneficios. La empresa española sigue siendo deficitaria. Pero Volkswagen está marcando récord de beneficios, con ganancias consolidadas de 21.700 millones y las exportaciones no han sido suficientes para darle la vuelta a los resultados de la compañía española.
Si la primera prioridad del nuevo presidente será recuperar el liderazgo de ventas en España, la segunda será volver a la rentabilidad. Y para ello, nada mejor que poner la planta de Martorell al máximo de capacidad productiva. Seat vende 321.000 unidades al año, pero Martorell tiene capacidad para fabricar más de 400.000 coches. Actualmente Seat es la primera empresa industrial de España: factura 6.000 millones anuales y da trabajo a 14.000 personas.