Cambio

Un Metacambio requiere una Metaadaptación

José Ramón Luna Cerdán

Ahí va una reflexión. A ver qué te parece. Estamos en posición de Metacambio. Me explico. Durante los últimos tiempos estamos asistiendo a unos movimientos de mercado que están variando dramáticamente las reglas del juego en el mundo de los negocios.

Los empresarios y directivos que llevan años batiéndose el cobre en desigual batalla han asumido ya que “lo que antes funcionaba, ahora ya no vale”. Todo ha cambiado. Lo que estamos viviendo desde hace cinco años para acá, no tiene nada que ver con lo que había antes: bonanza económica plagada de vacas gordas.

Efectivamente eso es así, y la necesidad de adaptación se ha traducido en variaciones en las estrategias, estructuras y procesos. Se han hecho más expedientes de regulación de empleo que nunca, ha explotado la tecnología, se ha innovado, etc.

Sin embargo, vemos como, aunque las empresas y los profesionales hemos hecho un considerable esfuerzo para adaptarnos al cambio, resulta que esto que hemos hecho tampoco vale. Y es porque estamos en Metacambio. Ya estamos en una época diferente a la de hace 8 años (nivel 1 del cambio), pero dentro de ésta, lo que hoy vale, mañana no (segundo nivel del cambio). Es decir, hay cambio dentro del cambio.

A modo de ejemplo, las redes sociales han supuesto un cambio considerable respecto de la forma de relacionarse que dominaba hace ocho o diez años y hoy ya han cambiado sus reglas y están en profundo cambio. De la sobresaturación de las redes se pasa a cierto “aburrimiento” por parte de algunos usuarios, a tenor del número de entradas que se introducen. El cambio decía “hay que estar en las redes sociales” y el metacambio dice “vale, ya estamos todos. ¿Y ahora qué?”.

Otro ejemplo: La economía del Low Cost supuso un cambio lógico para adaptarse a la crisis, con unos consumidores que veían reducido su capacidad de gasto. Compañías aéreas, cadenas hoteleras, todo ha reducido su precio. Pero el low cost está ahora dando paso a otro cambio: el total free. En muchos servicios, las personas nos hemos acostumbrado a que las cosas sean gratis. Ya no estamos dispuestos a invertir. Se rompe así una premisa del mercado que decía que para obtener rentabilidad tienes que invertir. Estamos ahora en la época en la que muchos esperan obtener rentabilidad sin inversión. Y esto no es posible porque cualquier tipo de interés multiplicado por cero de inversión es cero de interés.

Todos estos procesos de cambio dentro del cambio están produciendo, bajo mi punto de vista, una ruptura del sistema de negocios que conocíamos hasta la fecha y hace necesaria no una adaptación, sino una súper-adaptación. Cada día veo como muchos emprendedores y empresarios (los que tienen arrojo para poner cosas en marcha) lanzan ideas y estrategias nuevas y cada día veo como una gran parte de ellas fallecen por el camino. Ideas que quizás hubieran funcionado hace ocho años, o dos, o un mes pero que hoy no funcionan. Ideas que, quizás, mañana si funcionen. ¡Quién sabe!.

changeSi se pierde el libro de instrucciones del juego y se cambia, cada uno jugaremos una partida diferente. Estamos muchas veces como hormigas sin antenas. Hemos hecho crecer nuestra capacidad creativa y afilado el colmillo, es verdad, pero también es verdad que conocemos menos que nunca como se va a comportar el mercado, Predecir lo que va a funcionar hoy en el mundo de los negocios es más difícil que acertar con la predicción meteorológica. Tenemos satélites económicos pero, no sé porqué, se equivocan.

¿Cuántos proyectos e ideas has puesto en marcha este año y no han funcionado como esperabas?. Ya sé que es una pregunta que puede resultar incómoda pero, de la misma manera que hay que preguntarse por los logros para ganar en confianza y motivación, es necesario preguntarse por las cuestiones que no han funcionado para aprender a desenvolverse en este nuevo escenario. Para predicar con el ejemplo y lanzar la primera piedra, te diré que en lo que va de año, llevo el mayor índice de ideas que no han funcionado como yo esperaba de los últimos cinco años. Menos mal que alguna ha funcionado!. Ahora estoy en proceso de aprendizaje de estas experiencias para seguir “on the rol”. Puedes ver que enwww.desafiocoaching.com siempre hay una idea u oferta nueva (muy recomendables, por cierto. J))

Todo esto está produciendo, por otra parte, un desánimo generalizado que supone, al mismo tiempo, una barrera para sacar a la luz todo nuestro potencial. Justo en el momento que más falta hace. Estamos en una época en el que la pereza es permanente. El término Resiliencia es la palabra de moda. Probablemente, muchos de nosotros no habíamos escuchado jamás este palabro hasta hace muy poco. Y, ¿qué significa?. Capacidad de sobreponerse cuando uno cae. Por eso este término empieza a sonar ahora. Justo en estos momentos hay que ser super-resilientes. Y la clave está que cuando hay obstáculos, no conocemos el camino y vamos con inseguridad nos caemos más. Por eso necesitamos levantarnos más.

Lo dicho, estamos en posición de Metacambio (cambio dentro del cambio) y necesitamos una fuerte Metaadaptación (adaptación dentro de la adaptación). Ya no vale la frase “si sigues haciendo lo mismo obtendrás los mismos resultados”. Ahora hasta esta clásica frase cambia por “si sigues haciendo lo mismo estás destinado al fracaso”, salvo algunas personas que han sabido, han podido o han querido fabricarse unos micromundos en atmósfera controlada que manejan perfectamente y, por tanto, son capaces de gobernar. Un ejemplo claro de Metaadaptación.

José Ramón Luna Cerdán
Socio Director
http://www.desafiocoaching.com/
jrluna@desafiocoaching.com
Blog de Ventas – Blog del Desafío
Facebook – Linked In – Twitter – Xing