RECETA: Cómo cocinar la motivación y fidelización de los comerciales hacia la empresa

Chef Comercial: Javier Fuentes Merino, CEO Grupo Venta Proactiva y autor de “Top Chef Sales”

Motivación y Fidelización de los comerciales

Receta Fidelidad y motivaciónTodos sabemos que la situación económica no es sencilla. Muchas veces puede que nos creamos obligados a cocinar platos más baratos y de menor calidad. Sin embargo, eso no es así. Un buen chef vendedor sabe que más vale una comida sabrosa y que nos deje un buen sabor de boca, que una más barata pero de peor calidad. Con esta receta vamos a aprender cómo cocinar un buen pastel de motivación y fidelización de los comerciales a las empresas solamente con aquellos ingredientes imprescindibles en los que invertir. Vamos a necesitar los siguientes ingredientes y tiempo para prepararlo.

Ingredientes:

1.- Para la masa: sistemas de reconocimiento, buen ambiente laboral, retribuciones adecuadas y proyección dentro de la empresa.

2.- Para el relleno: funciones y objetivos concretos, hoja de ruta y planificación.

3.- Para la cobertura: transparencia mutua.

4.- Decoración: trabajo en equipo y sentimiento.

5.- Guarnición: formación actualizada.

Elaboración:

El primer paso es preparar la masa. Para ello, mezclamos en el bol generosas dosis de sistemas de reconocimiento, buen ambiente laboral, retribuciones adecuadas y proyección dentro de la empresa. Es importante aportar cantidades similares de cada uno de los ingredientes, con el fin de que la masa guarde un buen equilibrio entre el aspecto económico, el ambiente laboral y la conciliación. Nos podemos ayudar con una batidora ya que no debe quedar ningún grumo. Una buena masa es la base de este plato y de ella dependerán obtener mejores resultados para la organización. A continuación, dejamos la mezcla reposando.

Mientras la mezcla se enfría, vamos preparando su cobertura. Para ello calentamos en un cazo las funciones y objetivos y condimentamos con una planificación exhaustiva y, en caso de que se quiera optimizar el sabor, una hoja de ruta.

Rellenamos la masa con los objetivos y funciones y, pasamos a un paso fundamental: el seguimiento y control de la masa para que se cocine en forma óptima y siguiendo la política de empresa.

Luego, envolvemos el pastel con una abundante capa de transparencia mutua entre la empresa y los vendedores.

Decoramos la tarta espolvoreando trabajo en equipo y sentimiento de compromiso.

Por último, pero no menos importante, siempre acompañaremos el plato con una semifrío de formación sobre temas punteros. Puede variarse el sabor según la ocasión: formación sobre comportamientos del consumidor, temas informáticos, resultados corporativos, tendencias…

Este postre es ideal para acompañar cualquier venta, ya que generará un clima de confianza entre el cliente y el vendedor, quien transmitirá compromiso hacia la empresa y el producto.