El Gobierno baraja ampliar la licencia exprés a pequeños supermercados

El Ejecutivo está barajando la posibilidad de incluir más sectores de negocio y ampliar más allá de los 300 metros cuadrados la superficie del comercio que puede abrir sin necesidad de licencia. Fuentes empresariales apuntan que los primeros beneficiados pueden ser los pequeños supermercados y especialmente aquellos de alimentación y textil regentados por ciudadanos chinos.

El 25 de mayo de 2012 entró en vigor un decreto de medidas liberalizadoras del comercio, en el que la principal novedad era la creación de una licencia exprés para establecimientos comerciales de menos de 300 metros cuadrados. Através de este mecanismo, un gran número de pequeños y medianas empresas quedaría liberada de los pesados trámites burocráticos para abrir un negocio (el ranking del Banco Mundial sitúa a la economía española en el puesto 136 de 185 economías, con más de 10 trámites y 28 días de duración). En ese decreto, el Ejecutivo se comprometió a evaluar los resultados de la iniciativa y proponer cambios en la Conferencia Sectorial de Comercio, que reúne a los responsables autonómicos con el secretario de Estado de Comercio, un año después de su puesta en marcha. La valoración que el Gobierno presentará en ese foro es muy positiva y, según confirman fuentes autonómicas, la propuesta de cambio irá encaminada a ampliar la superficie más allá de los 300 metros cuadrados y añadir al anexo nuevos sectores de negocio.

pequeño-supermercadoEn ese decreto, el Ejecutivo se comprometió a evaluar los resultados de la iniciativa y proponer cambios en la Conferencia Sectorial de Comercio, que reúne a los responsables autonómicos con el secretario de Estado de Comercio, un año después de su puesta en marcha. La valoración que el Gobierno presentará en ese foro es muy positiva y, según confirman fuentes autonómicas, la propuesta de cambio irá encaminada a ampliar la superficie más allá de los 300 metros cuadrados y añadir al anexo nuevos sectores de negocio. El Ejecutivo considera que la puesta en marcha de esta medida, unida a otras de corte liberalizador (como el incremento de horas de apertura semanales de comercio y del número de domingos abiertos), ha contenido la sangría del sector comercial. Entre mayo y diciembre se dieron de alta 124.459 establecimientos, 3.045 más que en el mismo período de 2011).

Las ventas al comercio han encadenado en febrero 36 meses consecutivos de bajada y el empleo lleva cayendo 55 meses seguidos, según datos del INE. Los resultados de la última encuesta de población activa del cuarto trimestre de 2012 muestra un cambio de tendencia.

En el caso de los trabajadores por cuenta ajena, el descenso de ocupación ha bajado al 1%, gracias a que seis comunidades (Madrid, Baleares, Galicia, Aragón, Murcia y La Rioja)ya han creado puestos de trabajo, mientras que en el caso de los autónomos, el descenso se ha limitado al 0,1% anual, con tasas positivas de ocupación en nueve comunidades. El Ejecutivo achaca esa mejoría a la liberalización de horarios comerciales, al incremento del número de festivos abierto y al impacto que la licencia exprés ha tenido en el colectivo de autónomos.

De Opencor a Supercor

En este contexto, el Ejecutivo apuesta por ampliar más allá de los 300 metros cuadrados la superficie de aquellos establecimientos que se pueden ver beneficiados y que otros sectores puedan incluirse entre los que se puedan beneficiar de la licencia exprés. Y aquí pueden verse beneficiados los pequeños supermercados, en especial aquellos regentados por ciudadanos chinos con una superficie superior a 300 metros. Un caso que ejemplifica a la perfección esta necesidad es El Corte Inglés, que desde hace un año está cambiando en Madrid, donde hay libertad total de horarios comerciales, sus centros Opencor (tiendas de conveniencia) por Supercor (alimentación).

opencor

Las tiendas Opencor abren hasta más tarde, pero tienen un surtido de alimentos más reducido. El objetivo de la compañía es llevar este modelo al resto de comunidades autónomas y la concesión de la licencia exprés le permitiría agilizar el proceso.

Otro caso distinto es el del comercio chino. Los empresarios que regentan estos establecimientos de alimentación se han visto beneficiados a lo largo del último año por la licencia exprés y si finalmente el Gobierno opta por ampliar la superficie afectada se daría un impulso a las tiendas textiles y de venta al por menor. Las mismas fuentes autonómicas descartan que la hostelería pueda acceder a la licencia exprés, en la medida que requiere muchos más permisos previos que las actividades comerciales.

Las empresas alertan de un posible “coladero”

La intención del Ejecutivo de ampliar la superficie y el número de sectores ha puesto en guardia al pequeño y mediano comercio, que alerta que esta flexibilización puede convertirse en un coladero. “El 99,9% de los autónomos que optan por abrir un comercio no requieren un local de más de 300 metros cuadrados. Puede provocarse un coladero y que la medida finalmente solo favorezca a las grandes empresas”, recalca Manuel García-Izquierdo, presidente de la Confederación Española de Comercio, que agrupa a cerca de medio millón de establecimientos.

En su opinión, lo primero que tiene que hacer el Ejecutivo es presentar a empresas y autonomías los datos del balance de un año con licencia express. “Necesitamos conocer las cifras de cierre para saber si ha sido eficaz en la eliminación de barreras administrativas y que demanda existe de determinados sectores con el fin de dar respuesta a las necesidades de las empresas y al mismo tiempo conseguir un equilibrio entre formatos”, apunta.

El presidente de la CECapunta que el problema de la licencia no es precisamente el más importante que en la actualidad abordan las empresas del sector. “Los mayores obstáculos son el empleo, la actividad y por supuesto la falta de crédito”, destaca. Además señala que es imprescindible conocer el grado de cumplimiento de los ayuntamientos de la nueva normativa, que les obliga a otorgar la licencia con tan solo una declaración responsable del empresario. Este se compromete a pagar las tasas municipales, por lo que la recaudación local por este concepto no se ve mermada, y a pasar los posteriores controles de los técnicos designados por el ayuntamiento. “Lo importante es hacer un análisis sensato y realista para conocer qué otros sectores se pueden implicar en esta media”, dice.