Trebol De Cuatro Hojas

Dice el Dicho: “Mala Suerte en el Juego, Buena Suerte en la Venta”

Por Luis Roco C.

Se llama Suerte a la creencia en una organización de los sucesos afortunados y desafortunados. Es una forma de superstición interpretada de forma diferente por individuos diferentes. Gracias a uno de nuestros contactos en Facebook hablaremos de este tema.

Si analizamos la definición de la palabra Suerte podemos rescatar inmediatamente la frase: “interpretada de forma diferente por individuos diferentes”.

Si vamos más allá está el: “Mala Suerte en el Juego, Buena Suerte en el Amor”. La Suerte parece ser importante para un grupo de personas, pero no para todas. Es un concepto muy abstracto, que viene a graficar las dos caras de la moneda.

Sin embargo, el Buen Vendedor extrañamente tiene buena suerte, ya que esta lotería diaria lo premia en su sorteo en forma constante, casi mágica. Digamos que la buena suerte va de la mano con algunas herramientas, que básicamente, consisten en “Creerse el Cuento”. Es tan sencillo como eso. Si creemos que triunfaremos en el amor lo haremos. Si creemos que triunfaremos en el juego será una cuestión de azar, pero sea una posibilidad en un millón, es una. La“contraestadística” entrega parte de la respuesta a la pregunta. Esa “una” posibilidad es lo que hace al Buen Vendedor, a la persona optimista y a la persona perseverante.

La mala suerte en el juego por lo general es seguida de una buena suerte. De lo contrario pregúntenles a quienes van al Casino. Ninguno de ellos va porque tiene mala suerte en el amor. Todo lo contrario, va en busca de la posibilidad de no fallar.Va a retar al destino, va a luchar contra la organización de sucesos que se basan en la creencia de que todo está escrito. Es más fácil escribir uno mismo la suerte. Creer en uno mismo y tener claras nuestras fortalezas y debilidades es el amuleto más fuerte que se pueda encontrar.

Creo también que un Amuleto puede ser también importante, porque nos simboliza y ayuda a saber llevar mejor nuestra autoestima. Ya sea una pata de conejo, herradura, lápiz, llavero, juguete, figura, podemos representar en ellos nuestra sed de aventurarnos en los desafíos. Buscar retos para desafiar nuestra forma de ver las cosas.

Pero la suerte va más allá de eso. La suerte es un estado de alteración de los resultados. Es un apellido que se lleva en la mente y en el alma. Nosotros definimos nuestra suerte, en la medida que creemos en nosotros mismos, en nuestras capacidades, también en nuestra fe. Esto va mucho más allá de una religión. Va en la voluntad de hacer bien las cosas. De hacer el bien sin mirar a quien. El nombre hace al concepto. El personaje de los dibujos animados de hace algunos años estaba preconcebido por su nombre: “Mala Suerte”. El nombre llevaba a los hechos. La actitud es lo que quieres que sea. No inversamente.

Las personas que tienen mala suerte generalmente suelen arriesgar mucho su vida, en cambio el bando contrario aprovecha mejor los factores y personas que le rodean.

Como ejercicio has un recorrido mental por tu vida y toma 2 hechos de “buena suerte” y 2 hechos de “mala suerte”. Luego ve en qué terminó todo. Solo así entenderás que a veces una cosa lleva a la otra.

 

Luis Roco C.
Relacionador Público Profesional
E-Mail: blogmejorvendedor@gmail.com
Sitio Web: mejorvendedor.wordpress.com
Twitter: twitter.com/MejorVendedor
Needish: www.needish.cl/people/blogmejorvendedor
Facebook: www.facebook.com/mejorvendedor
Flickr: www.flickr.com/photos/mejorvendedor/