Audi-Tiendas adelanta que las tiendas on-line deberán adecuar los textos legales de su web

Madrid, 25 de abril de 2013.- Antes de finales de 2013 España tendrá que adaptarse a la Directiva Europea 2011/83/UE que unifica la regulación relativa a contratación a distancia. Esto se llevará a cabo con la reforma del Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, cuyo Anteproyecto ya ha sido aprobado por el Gobierno.

Según establece la propia Directiva, “se establecen normas relativas a la información que es preciso facilitar en los contratos a distancia y en los contratos celebrados fuera del establecimiento, así como en los contratos distintos de éstos. Se regula también el derecho de desistimiento en los contratos a distancia y los contratos celebrados fuera del establecimiento y armoniza determinadas disposiciones que tratan de la ejecución y otros aspectos de los contratos celebrados entre empresas y consumidores”.

Pero ¿qué implicaciones tendrá la modificación de dicha normativa?. Cabe señalar los siguientes puntos:

– Se deberá obtener el consentimiento expreso del consumidor para todo pago que no se refiera al producto en sí (por ejemplo, los gastos de envío deberán ser confirmados expresamente).

– El plazo para desistir en la venta on-line, sin necesidad de alegar motivo alguno, será de 14 días naturales (frente a los 7 días que establece la normativa actual).

– Si el comerciante no ha facilitado al consumidor la información sobre el derecho de desistimiento, el período de desistimiento expirará 12 meses después.

– Se incluirá un formulario normalizado para que el consumidor pueda ejercitar el derecho de desistimiento.

– El consumidor sólo soportará los costes directos de devolución de los bienes, salvo si el comerciante ha aceptado asumirlos o no ha informado al consumidor de que le corresponde asumir esos costes.

Esta regulación pronto será de obligado cumplimiento para todas las transacciones en la red. Los comerciantes tendrán que revisar las condiciones de uso y condiciones de compra de sus tiendas on-line y, en particular, deberá adecuar a dicha normativa la política de devoluciones de los productos.